Saltar al contenido

Mercado argentino y mundial tras las PASO 2019

El peso de Argentina cerró más débil nuevamente el martes luego de un segundo día de agitación en el mercado  argentino e internacional provocado por la victoria aplastante del candidato opositor Alberto Fernández en una elección primaria que dio un duro golpe a las posibilidades de reelección del presidente Mauricio Macri.

Mercado Argentino

13 de Agosto de 2019.

El peso cerró 4.29% más bajo a 55.9 por dólar después de tocar 59 por dólar anteriormente. La moneda había alcanzado un mínimo histórico el lunes de 65 por dólar, una caída del 30%, por temor a que un gobierno de Fernández pudiera llevar a Argentina de vuelta a las políticas económicas intervencionistas.

El banco central ha vendido $ 255 millones de sus propias reservas desde el lunes para ayudar a estabilizar la moneda.

“El mercado argentino e internacional cree que Fernández probablemente incumplirá e impondrá controles de capital y renegociará con el FMI. En pocas palabras, el mercado cree que Fernández es el retorno del populismo ”, dijo Claudio Irigoyen del Bank of America Merrill Lynch (BAML).

Fernández, quien tiene a la expresidenta Cristina Fernández como su compañera de fórmula, logró una sorprendente sorpresa en las primarias con una ventaja de 15 puntos más amplia de lo esperado sobre Macri, un defensor del libre mercado.

La caída del lunes en el peso desconcertó a los inversores de renta variable mundial, con mercados ya nerviosos por la guerra comercial sino-estadounidense y las protestas en Hong Kong.

“Sí, Argentina es una economía pequeña. Sin embargo, lo último que quieren ver los mercados mundiales es que otro gobierno favorable al mercado caiga en el populismo y/o la geopolítica ”, dijo el estratega de Rabobank, Michael Every.

Un fondo de cobertura brasileño fue una de las víctimas de la caída del mercado del lunes en los activos argentinos, con al menos el 75% de su exposición a renta variable, sufriendo pérdidas entre el 25% y el 59%.

Newfoundland Capital Management de Sao Paulo sufrió una pérdida en el papel de alrededor de $ 55 millones, ya que sus apuestas sobre cuatro empresas argentinas en agronegocios, gas natural, distribución de energía y telecomunicaciones implosionaron.

El peso más débil se tradujo rápidamente en precios más altos en las tiendas argentinas. Algunas tiendas que venden electrodomésticos en la capital, Buenos Aires, sin saber cómo fijar el precio de sus productos en medio del tipo de cambio fluctuante, dejaron de imprimir etiquetas de precios y, en cambio, pidieron a los clientes que preguntaran.

También hubo dudas sobre el futuro de un programa de «bienes esenciales» introducido por Macri en abril para fijar precios bajos hasta octubre de 64 productos alimenticios básicos. La secretaría de comercio no respondió a una solicitud de comentarios sobre si el gobierno renegociaría los precios con las empresas.

La residente de Buenos Aires, Florencia Nagy, de 31 años, dijo: «El ambiente ha sido tenso» en la ciudad.

«Mucha ira, mucha confusión, muchas personas que piensan que salir del país podría ser una opción», dijo Nagy, quien dijo que votó por candidatos de más de un partido en las primarias.

El juego de la culpa

En una entrevista el lunes, Fernández dijo que estaba dispuesto a cooperar con el gobierno actual después de que su triunfo principal el domingo hizo que el peso, las acciones y los bonos se tambalearan.

Los resultados principales mostraron que Fernández, un ex jefe de gabinete, estaba bien ubicado para ganar las elecciones generales de octubre en la primera vuelta.Culpó a Macri por la agitación del mercado.

“El diálogo está abierto, pero no quiero mentirle a los argentinos. ¿Que puedo hacer? Solo soy un candidato. Mi pluma no firma decretos ”, dijo Fernández en una entrevista con el canal de televisión argentino Net TV transmitido el lunes.

Fernández, considerado un moderado dentro del movimiento peronista, ha dicho que trataría de reelaborar el acuerdo de reserva de $ 57 mil millones de Argentina con el Fondo Monetario Internacional si ganara las elecciones generales. Él ha propuesto un pacto económico y social para combatir la inflación, que se encuentra en un 55%.

Macri también desvió la responsabilidad de la volatilidad financiera y dijo en una conferencia de prensa el lunes que la oposición debería «autocrítica» sus propias políticas a raíz de la reacción del mercado.

Macri, descendiente de una de las familias más ricas de Argentina, llegó al poder en 2015 con la promesa de impulsar la tercera economía más grande de América Latina a través de una ola de liberalización.

Pero la recuperación prometida no se ha materializado y Argentina está en recesión.

‘Solo un ejemplo’

Aunque los argentinos están acostumbrados a un ciclo de debilidad e inflación del peso que duró décadas, la gravedad de la reacción del mercado argentino e internacional de esta semana resonó en las calles de Buenos Aires, con algunos preparativos para un largo período de dificultades económicas.

«Si obtenemos el mismo resultado (como las primarias) en las elecciones de octubre, el país estará peor», dijo Jazmin Lia, una estudiante de 25 años que dijo que votó por Macri en las primarias.

«Lo que sucede con el tipo de cambio y el colapso del mercado es solo un ejemplo de lo que sucederá», agregó Lia.

Carolina Fiuza, de 31 años, culpó a Macri por la volatilidad del mercado argentino y mundial y dijo que parecía más una «estrategia que una realidad». Dijo que no estaba preocupada por el colapso del mercado.

“Veo personas desesperadas por aumentar el valor del peso. Veo a todos pensando que se devaluará aún peor en octubre. Al final, creo que todo saldrá bien, como siempre ”, dijo Fiuza, quien votó por el candidato peronista Roberto Lavagna en las primarias.

Los activos argentinos no habían registrado el tipo de caída simultánea observada el lunes desde la crisis económica de 2001 del país sudamericano y el incumplimiento de la deuda, según datos de Refinitiv.

Los inversores aún estaban evaluando el daño causado por el accidente del lunes. El riesgo país de Argentina aumentó 164 puntos básicos a 1,631, el más alto desde 2009.

El proveedor de índices MSCI dijo que aún no ha considerado reclasificar el índice bursátil argentino recientemente actualizado de los mercados emergentes a pesar del aumento masivo de la volatilidad y la disminución de los precios.

El bono argentino del siglo cayó más de seis puntos el martes para negociarse a 51 centavos por dólar, en comparación con alrededor de 75 centavos el viernes, según datos de MarketAxess.

A medida que aumentan las preocupaciones sobre la capacidad de Argentina para cumplir con sus obligaciones de deuda, los inversores están observando de cerca la capacidad del gobierno para renovar sus vencimientos en pesos, incluidas las notas a corto plazo conocidas como ‘Letes’.

«Los mercados sudarán balas cada vez que venza uno de estos vencimientos», dijo Jeffries Fixed Income en una nota a los inversores.

Argentina vendió el martes $ 409 millones en Letes a 105 días, según un comunicado emitido por el Tesoro, que agregó que había cancelado una venta prevista de papel a 210 días. El gobierno a veces acorta los vencimientos de las nuevas ventas de deuda en tiempos de agitación del mercado argentino y mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *