Saltar al contenido

¿Qué es el Monopolio?

Te explicamos qué es el Monopolio.

Monopolio

Monopolio es un mercado con un solo vendedor y sin sustitutos cercanos para el producto o servicio de ese vendedor. Técnicamente, se supone que el término «monopolio» se refiere al mercado en sí, pero se ha vuelto común que el vendedor único en el mercado también se denomine monopolio (en lugar de tener el monopolio en un mercado). También es bastante común que el único vendedor en un mercado se denomine monopolista.

Los monopolios surgen debido a las barreras de entrada que impiden que otras compañías ingresen al mercado y ejerzan presión competitiva sobre el monopolista. Estas barreras de entrada existen en múltiples formas, por lo que hay una serie de razones específicas por las que pueden existir monopolios.

¿Qué significa el monopolio?

El producto o servicio no tiene sustitutos; por lo tanto, los consumidores se ven obligados a comprarlo desde el monopolio. A diferencia de la competencia perfecta, el monopolio determina el nivel de precios, que generalmente están por encima de su costo marginal.

El principio clave para determinar el precio de venta es la maximización de beneficios. El monopolio tiene dos opciones: determinar el precio y ver cuánta cantidad pueden absorber los consumidores a este precio, o determinar la cantidad producida y ver a qué precio pueden absorber los consumidores. Sin embargo, el precio de venta debería mantener la máxima diferencia entre el costo total y los ingresos totales. Tan pronto como se logra la maximización, el monopolio está en  equilibrio. Esto significa que puede satisfacer la demanda del consumidor mientras maximiza sus ganancias, pero esto no es probable.

Ejemplo

Aunque los monopolios no enfrentan competencia, pueden usar la publicidad para aumentar la demanda total de su producto o servicio y mejorar su imagen pública para evitar la intervención gubernamental para restringir el poder monopolístico. Ante la falta de competencia, los monopolios aumentan los precios sin previo aviso, retrasan las inversiones y, a menudo, ofrecen una calidad de servicio inferior. Desde la perspectiva del consumidor, la falta de competencia priva a los consumidores de un poder de negociación, obligándolos a confiar en cualquier producto disponible de los monopolios. El papel del gobierno y las leyes antimonopolio deben fomentar la competencia y aumentar las alternativas del consumidor a través de una política pública estructurada.

Un ejemplo típico de monopolios naturales son las empresas de servicios públicos, incluidas las empresas de telecomunicaciones, petróleo, gas, electricidad y agua. Algunas compañías de telecomunicaciones como AT&T en los EE. UU., Deutsche Telekom en Alemania y OTE en Grecia solían ser fuertes monopolios debido a su tecnología única y condiciones operativas que restringían la existencia de compañías competitivas en la industria. Hoy, Comcast Corporation en los Estados Unidos es un fuerte monopolio en la industria del cable. Otros ejemplos incluyen Microsoft en la industria de software y tecnología y Google en los motores de búsqueda.